Las prensas de la Vieja Almazara

Los Vallés son aceiteros desde hace cinco generaciones. A lo largo de más de 100 años han empleado sucesivamente empiedros, molinos de martillos, prensas hidraúlicas y, con el nuevo siglo, un proceso de extracción continua en frío que asegura el mantenimiento de las propiedades organolépticas del aceite.

La vieja almazara, aún operativa, extraía el aceite por un sistema de prensas hidraúlicas. Se construyó en 1956 y supuso una revolución frente a las tradicionales fábricas movidas por vapor de la familia. En 1988 se sustituyó el empiedro con cuatro rulos gigantes por un molino de martillos con batidoras mecánicas que estuvieron en funcionamiento hasta el final del siglo pasado.